martes, 27 de julio de 2010

El Ayuntamiento de Sallent de Gállego denuncia que la DGA no se acuerda de sus niños. 101 niños esperan escuela nueva

 


 

El Ayuntamiento de Sallent está dispuesto a denunciar el convenio con Aramón y la DGA para la construcción de un nuevo centro escolar si el Consejo de Gobierno no da luz verde al proyecto el próximo mes de septiembre.

Dicho convenio supondría a Aramón plusvalías por valor de 24 millones de euros. Más de 100 familias del municipio llevan tres años esperando el impulso definitivo a una instalación que, según el Ayuntamiento, es absolutamente imprescindible para afianzar la población y garantizar la calidad de enseñanza.


 El gobierno local, del Partido Popular, recuerda que las conversaciones con la DGA se iniciaron durante la etapa de Eva Almunia al frente de Educación. Desde entonces, el proyecto ha tenido que sufrir hasta tres modificaciones a la baja, con el consentimiento del municipio, para adecuarlo a las exigencias económicas de la administración. Sin embargo, ni los modificados ni las constantes iniciativas del Ayuntamiento han servido para que el proyecto salga adelante. El Ayuntamiento recuerda que siempre ha facilitado los planes de desarrollo de Aramón en su término municipal, pero admite que sus relaciones con la sociedad, participada por el Gobierno aragonés, podrían quedar perjudicadas si el proyecto de la escuela sigue en el olvido. Sería el peor escenario posible para el gobierno de Sallent de Gállego, que se mantiene en su criterio de apostar por el desarrollo económico en la montaña. Ese criterio, sin embargo, pasa también por garantizar a las familias del municipio una educación de calidad.


 Las instalaciones actuales, señala el Ayuntamiento, han quedado superadas para atender a los 101 niños escolarizados, a los que habrá que sumar los 30 que, a día de hoy, son atendidos en guarderías. Después de tres años de reuniones, proyectos e iniciativas de todo tipo, el gobierno local se muestra dispuesto a revisar su actitud si en septiembre no se dan pasos definitivos. El Ayuntamiento tendrá que afrontar el 20% del coste del proyecto y, aunque se pregunta dónde está la gratuidad de la enseñanza, se muestra dispuesto a asumirlo para garantizar una enseñanza de calidad a sus vecinos. El Ayuntamiento recuerda que, desde anteriores corporaciones, se acometió un esfuerzo inversor de 9 millones de euros en ocio, en instalaciones que ahora generan hasta 300.000 euros en pérdidas cada año, lo que conlleva recortes en gastos más necesarios. Los vecinos de Sallent, afirman, ya ha mostrado su disposición a la solidaridad y ahora esperan una respuesta proporcionada del Gobierno de Aragón.


 El Ayuntamiento de Sallent teme que el telón de fondo tenga un interés político, y que el Gobierno de Marcelino Iglesias esté aplazando la toma de decisiones ante la proximidad de las próximas elecciones municipales y autonómicas.
 

No hay comentarios: